jueves, 18 de marzo de 2010

Viajar a Venezuela


Normalmente, los venezolanos solemos hacer alarde de nuestra viveza, como si fuera un valor que debiéramos pasar de generación en generación...
Hace dos semanas vinieron a Venezuela dos hombres provenientes de Europa del Centro. Estos hombres iban con destino a Costa Rica, pero no había forma de llegar desde Europa sin hacer una escala en algún país de Latinoamérica. Como llevamos años de amistad, uno de los hombres sugirió entrar a América por Venezuela, así tendríamos la oportunidad de vernos y de paso echarles una mano con el idioma y esas cosas.
Fue un fin de semana intenso. Por un lado, el equipaje no llegó y el personal de la aerolínea en en país no era bilingüe. Pero de eso básicamente se enteraron a las 3 horas de estar en el aeropuerto.
Nadie les informó en ninguna parte, que teniendo que hacer escala con pernocta en Venezuela, debían venir vacunados contra la fiebre amarilla para entrar en Costa Rica. ¿Cuál fue la pronta solución del funcionario del aeropuerto? "Dame cien dólares por cada tarjeta, y yo se las doy para que puedan viajar". ¿No debería trabajar la oficina de vacunación los siete días de la semana? Y la maleta, aun sin llegar y sin noticias de ella.
Al tratar de convencer al funcionario (el cual tenía una terrible cara de malandro cabe destacar) que no podíamos darle ese dinero, el sujeto nos dijo "esa es la tarifa, porque esas tarjetas están contadas y después nos preguntan que en que las gastamos y creen que nos robamos el dinero".
Finalmente, ante la necesidad de sacar a mis amigos a su destino final, logramos que el sujeto aceptara sólo cien dólares y doscientos bolívares en efectivo. Sé que muchos dirán que al final colaboré con la corrupción, pero ¿qué podía hacer? ¿Denunciaba al sujeto y después me encontraba con mi represalia al salir del aeropuerto? Hay quienes hubiesen preferido esperar al lunes y sacar la vacuna legalmente, pues la tarjeta no incluía vacuna, pero tampoco nadie me garantizaba que al día siguiente no hubiese otro tipo de abuso de la misma naturaleza.
Hoy logré hablar con mis amigos... Me dijeron que ante los "inconvenientes" sufridos aquí, prefirieron cambiar su plan y no pasar más que el tiempo mínimo necesario dentro del aeropuerto para volver a su país... Supongo que nunca más usarán en aeropuerto de maiquetía como conexión a ningún lugar de América.
¿Qué podrán decir estos hombres cuando alguien les pregunte por su experiencia venezolana?
Nunca pensé que alguna vez sentiría vergüenza por ser venezolana...

1 comentario:

eltauromquico dijo...

Todo el mundo sabe que para transitar por america latina hay que estar vacunado de todo tipo de alimañas, enfermedades y ladrones. La actitud de los europeos nos muestra lo que ellos piensan de nosotros, ellos miran la paja del ojo ajeno. Te has sentido dolida, porque eran tus amigos, pero cuando nuestros compatriotas llegan allá en busca de trabajo son tratados de una forma más cruel que en el aeropuerto de Caracas. No estoy defendiendo a los picaros que querian los 100 dolares, pero...

y tu eres el número:

Term of Use