viernes, 31 de diciembre de 2010

Adios 2010

Hoy leí en la página de un amigo, que este día es el fin de un año y el fin de una década. No había pensado en eso. Eso me hizo reflexionar sobre las cosas que me ocurrieron este año, y las que me ocurrieron esta década. Me gusta más ver la cosa como bosque que como árbol.
De árbol, fue horrible. Dejé mi trabajo, dejé mis sueños de Susanita cuando suspendí mi matrimonio, dejé mi vida de lado para atender la crisis doméstica, perdí a mi papá, perdí mi libertad, creo que estoy perdiendo mi salud mental...
Sin embargo, como década veo cosas más positivas: me gradué, hice postgrado, viajé a lugares que no conocía, me redescubrí a mi misma y me enamoré de quien soy, con mis cosas buenas y malas, conocí la risa más dulce que es la de mi amado ahijado, encontré muchas manos solidarias desconocidas en los peores momentos...
Si sumo todo, pues quizás el 2010 sí fue muy malo, pero no significa que el barco se hunda. Quizás estemos preparándonos para algo mejor. Espero que el 2010 se lleve la locura, la crisis doméstica, los pleitos legales y me deje limpia para un 2011 de mucha expectativa.
Happy New Year

miércoles, 29 de diciembre de 2010

La Cruda Navidad


Yo sabía que esta navidad sería diferente… es siempre duro el cambio, más en mi situación. Pero es que la navidad fue más que diferente, fue horrenda! Quisiera que no hubiera sucedido.
Desde el 18 tengo faringitis. La desgraciada parece chavista, le hago de todo y no se me quita. Ya estoy considerando ponerle nombre y hacerla mi amiga. Si no puedes vencerla…
Me robaron. De nuevo. En mi casa.
Pues sí, la mujer que cuidaba a mi papá me bailó toda prenda de valor que encontró en su camino, hasta las que tenían valor sentimental. Consecuencia subsidiaria: me quedé sin enfermera en la época más difícil del año. Torta en la cara.
Y la gran gota que derramó el vaso, la crisis psicótica de papá: desde la Nochebuena mi papá no duerme. Todas las noches son de crisis. Papá trata de escaparse, grita, pelea, trata de tumbarnos, tiene delirios de grandeza, alucinaciones… Y en el mejor estilo de la canción de Ricky Martin, esto es “Fuego de Noche, Nieve de día” en la mañana mi papá se para como si nada.
Es agotador. Si antes me sentía triste por haber perdido a mi papá, el sentimiento que tengo ahora es indescriptible! Esta carga es aún más pesada, porque sin enfermera y teniendo de madre una muñeca de porcelana, el problema es todo mío.
Y la mudanza… y no termino de vender los muebles… y mi mamá cree que soy el esposo sustituto.
Por Dios bendito, lo que quisiera es salir corriendo

lunes, 20 de diciembre de 2010

Somos demasiado raros


Mis dos últimos novios eran maltratadores de oficio... De formas distintas, pero el daño fue el mismo. Sin embargo, yo me apeé a ellos como si el mundo se acabara con el fin de esas relaciones.
Hoy, la novia de un amigo lo dejó. El ha sido con ella el príncipe que nunca fue con otras, y ella misma reconoce que nadie la ha tratado tan bien como mi amigo, pero ella prefiere estar sola. Mi amigo rogó hasta no tener un ápice de dignidad... Y no funcionó.
Por qué nos encanta quedarnos mal pegados donde no nos quieren?
Somos demasiado raros...

martes, 14 de diciembre de 2010

Puñitos…


No sé ahijado si algún día leerás este post. Pero la verdad no es lo más importante. Importante, para mí, es la luz que le has traído a mi vida en este período de oscuridad.
Es esa confianza en la sangre nueva, en la inocencia, en lo que está por venir, lo que percibo cada vez que te cargo… Cada vez que te veo y siento que tú me ves y me reconoces! El corazón se llena de júbilo cada vez que te veo sonreír.
Nadie dijo que está vida será fácil… pero la verdad, tampoco tiene por qué ser difícil. Es una mezcla de trabajo con tino, y buenas relaciones. En TODOS los sentidos.
Yo no te ofrezco mucha cordura… de eso tengo poco. Pero, como te dije el día que naciste, te ofrezco mi amor incondicional. Puedes estar seguro que siempre que me necesites estaré allí para ti, buenas, malas, verdes o maduras!
Gracias por hacerme tan feliz, ahijado. Creo que es el amor que siento por ti, el que me recuerda que aun soy humana, y que siempre hay una nueva oportunidad.

lunes, 13 de diciembre de 2010

El otro Papá


Papá siempre fue el doctor fulanito… Papá no bailaba ni los ojos. Siempre estaba serio. Tanto, que parecía molesto. Nunca fue una mala persona, pero había que conocerlo bien para saber que era un tipo chévere. Le costaba mucho lidiar con la gente, su alimentación estaba basada en cinco alimentos de la pirámide.
Ahora, es otro papá. Baila, come de todo, siempre sonríe, reparte abrazos y besos como político en campaña. Rarísimamente, papá se está dando el permiso de ser alguien más. Alguien distinto, alguien menos estresado y más relajado. Alguien más alegre. Quizás este papá que vive dándome amor, era el papá que yo había esperado por años…
Los caminos del Señor son insondables…

... parte II



Dios, gracias por escuchar mi ruego... Gracias por revisar mi expediente y regalarme la oportunidad de sonreir nuevamente!
As good as it gets!

martes, 7 de diciembre de 2010

...

La gente dice que cuando Dios nos pone pruebas, El sabe que las podemos superar. Sin embargo, quiero una revisión de mi expediente...

sábado, 4 de diciembre de 2010

El amor y el interés…


… se fueron al campo un día. Ese refrán es viejísimo, pero jamás pasado de moda. Cuando papá era el Dr. Fulano, todo el mundo le adulaba. Lo llamaban hasta para preguntarle de lo que no sabía, o lo invitaban a bautizos, primeras comuniones, bar mitzvah, divorcios, inauguraciones de carritos de helados y demás… No había cumpleaños al cual no fuese invitado o él cordialmente no invitara a su séquito de supuestos amigos.
Pero basta un catalizador, para decantar quienes de verdad están contigo por quien eres y no por lo que tienes o representas. La semana pasada fue la fiesta de navidad de la empresa de la cual papá aun es el Presidente! Dado que no se ha hecho ninguna junta para relevarlo. Ayer, fue la graduación de una sobrina de mi papá… A ninguno de los dos eventos fuimos invitados.
A mí, me resbala. En mi condición, siempre he sabido que mi única familia son mi papá y mi muñe… Pero no es igual para ella. Sé que para mi mamá es muy doloroso ver, que todo lo que ella conocía y creía como cierto, no era más que una vulgar fachada. Que sus afectos son muy pocos, y que, esa educación que le dio su mamá de familia unida no existe más. Sólo existió mientras ella tuvo un marido al que pudieron vivir y sacarle todos los beneficios posibles. Cuando eso terminó, porque el nuevo gobierno no se deja sacar ni piojos, se acabó la familia feliz.
Así son las cosas!

martes, 30 de noviembre de 2010

Epifanía


Hace pocos días me tocó viajar con los padres del hombre que desgració mi vida... Y no hablo de Polanco, él sólo me ha robado dinero. Este tipo me robó mi ilusion, mi confianza en la buena voluntad de la gente y mi fe. Me robó todo sueño de ser feliz.
Era tan fácil... Con tantos recuerdos removidos y a una fila de distancia, bien pude voltearme y echarles mi cuento de terror. Pero los vi detenidamente, y entendí que esos ancianos no tenian la culpa de lo que él me habia hecho. Y más aún, entendí que hacerlo era transformarme en la misma clase de persona que repudiaba, porque le estaría arruinando sus vacaciones y sabrá Dios que más a dos personas que probablemente tengan suficiente que cargar con sus propios demonios. Entendí, que algunas cuentas sólo debe cobrarlas Dios, porque la ley del Taleón pasó de moda hace muchos años.
Creo que esta vez, entendi diáfanamente lo que Dios me quiso decir... Y lo acepté.

jueves, 4 de noviembre de 2010

Crónica de un secuestro


Enrique era un muchacho normal, de 27 años de edad. Abogado de profesión, había decidió trabajar con su papá el negocio de la construcción. Era un muchacho tranquilo, simpático y buena gente. De verdad, no inspiraba ninguna maldad.
Hace poco más de una semana, Enrique fue secuestrado llegando al negocio de su papá. Rápidamente los plagiarios contactaron a su familia pidiendo las perlas de la virgen. Perlas que la familia no tenía. En Venezuela el hampa no comprende que todo aquel que tiene un negocio propio no es millonario, ni tiene una cama llena de morocotas en su casa.
La familia de Enrique hizo lo que se presume es la mejor práctica: contactar a la policía anti secuestros. Ellos manejaban la operación. Luego de negociar un mejor precio por la vida de Enrique (cómo si la vida tuviese precio en metálico) concertaron lugar y fecha para el intercambio.
Cómo en la canción de Ricardo Arjona; algo salió mal: la policía llegó al sitio del intercambio y lo que consiguió fue a efectivos de las fuerzas armadas, de esos que dicen “el honor es su divisa”. Estos elementos no pudieron justificar que hacían en ese sitio a esa hora de la noche, por lo que obviamente no hubo intercambio… y tristemente tampoco hubo un final feliz para esta historia. Presumo que al verse descubiertos e incapaces de cobrar el rescate, decidieron matar a Enrique.
Para Enrique no hay hoy, ni mañana. Nueve disparos en la espalda le arrancaron la vida. Y para nosotros, los que seguimos viviendo en la tierra de nadie, habrá mañana?
Estoy segura que Dios recibió con los brazos abiertos a Enrique…

martes, 2 de noviembre de 2010

INEVITABLE


He tenido que asistir a dos matrimonios eclesiásticos… y es inevitable sentir nauseas, repulsión, asco. En eso, perdí la fe.
Las bodas me causan rencor. Me recuerdan todo lo que he pasado. Me abruma la ingenuidad de la gente que cree que el amor es para siempre; dulce y bonito. Yo sé que todas las historias no son tan horrendas como la mía, pero haber vivido la traición de la forma que yo la viví, deja un sabor de boca muy amargo. No quedan ganas de creer en nadie.
Porque al final, fue una traición: a los sentimientos, a los valores, a la honestidad. Fue una puñalada trapera en la espalda de alguien que aun estaba de rodillas a causa del maltrato y el desamor.
No me imagino el futuro. Hay demasiadas cosas en las que me cuesta un mundo creer.

Amigos

Mi papá trabajo 46 años en el mismo centro de salud. Llegó casi que poniendo las inyecciones, pues llegó como residente y su trabajo lo llevó al más alto puesto posible, al igual que a sus compañeros. Eran dueños y directores.
Al día siguiente de su evento, su “amigo” del alma llegó recomendándome que le vendiera hasta el alma. Mi papá aun vivía y aun vive. Su “amigo” ha decidido que él no me quiere en su junta directiva, aun sabiendo que legalmente me corresponde. Cómo se sentiría él, si tras 46 años luchando hombro a hombro por el mismo sueño, fuese papá quien quisiera despojar de lo que le corresponde a su familia?
Papá jamás me explicó nada. Ni a mi, ni a nadie. Pero sí confió ciegamente en este señor, que ni lo pensó en las primeras de cambio para apoderarse de lo que no es suyo.
Caras vemos, corazones no sabemos

domingo, 17 de octubre de 2010

Historia de amor… Capítulo Final


El tiempo continuó inexorablemente su camino… y Rosario evaluó su situación. Finalmente, lo comprendió todo: más allá del amor que pudiera haber existido entre ella y José María, jamás podrían estar juntos. Rosario entendió que algunas cosas, aun perdonándose no pueden olvidarse, y que las mismas son como un salitre que corroe las buenas intenciones.
Rosario lloró por última vez, mientras redactaba el adiós definitivo para José María; a partir de ese momento ambos serian libres. Libres para olvidar, libres para seguir adelante, y libres para construir cosas nuevas, con personas nuevas y en escenarios nuevos.
No sentía rencor. Lo había amado mucho. Pero sabía que lo que se había roto no podía repararse. Cerró el sobre y se dirigió al correo. No había vuelta atrás. Depositó el sobre en el correo saliente y abandonó la oficina, con la esperanza de haber aprendido la lección.
Sólo Dios sabe si José María también aprendió la lección…

Despedida

Vamos a decirnos adios
como se debe
sin rencor
y sin duda de que
es lo mejor
vamos a brindar esta despedida
con la certeza de
haber vivido algo que nos cambió
Aqui va esta por los dos
y lo que tuvimos
una bella historia de amor
que terminó
Me diste tanto y yo me entregué
pero hubo algo que no supimos ver
Es tan bueno despedirnos,
como habernos conocido
Es tan bueno entender
la derrota como fue luchar,
por lo que tuvimos tu y yo
y se acabó
por eso brindemos hoy
Te pido no lo intentes más
la puerta se ha cerrado
busca tu felicidad
en otro lado
yo haré lo mismo y no te olvidaré
siempre serás alguien que quise de verdad
pero es tan bueno
despedirnos como habernos conocido
es tan bueno entender
la derrota como fue luchar
por lo que tuvimos tu y yo
y se acabo
por eso brindemos hoy
es tan bueno despedirnos como habernos conocido
es tan bueno entender
la derrota como fue luchar
por lo que tuvimos tu y yo
y se acabo
por eso brindemos hoy
Por eso brindemos hoy.

Cortesia de Julieta Venegas

jueves, 14 de octubre de 2010

Reza un Padre Nuestro por los mineros de Chile


Ya no recuerdo cuántas veces leí esa frase en mi teléfono, mi computadora, casi que hasta en mi casa mi mamá me invitaba a una cadena de oración por que saliera todo bien y todos los obreros vivos.
La verdad, no puedo con la safrisquería del venezolano. En general, los seres humanos somos bien salidos y esnobistas, pero me voy a concentrar en la gente que conozco porque vivo con ella.
Que te den paso de un canal a otro en una vía principal mientras manejas, es una proeza. Bien si hay cola o no, hombres y mujeres perdemos nuestra condición al ceder paso… o al menos creemos eso.
Muchas veces guardamos contenedores de ropa nuevecita, pero pasada de moda. “Es que la moda es cíclica y todo vuelve”. Es cierto, pero la edad no. Es decir, si en los 60s usabas leggins y batas locas porque tenías veinte años, olvídate del tango: estamos en el 2010. Han pasado demasiados años… Esa ropa o NO te entra, o NO te va. Goodwill con eso.
Criar un hijo que no tiene nuestro mismo ADN? Esa es otra proeza! Que si no sé quiénes son los padres, si trae enfermedades, si tiene malas mañas… Un niño siempre será un niño. No trae nada en la bolsa, lo que tiene se lo metiste tú.
Puedo invertir cuartillas en las miles de cosas poco samaritanas que hacemos a diario. Pero basta con que algo se vuelva mediático (verbigracia el caso de los mineros) y TODO el mundo te envía un mensajito para que reces, para que des apoyo, lo pones en todos los sistemas de comunicación que tienen Nick… ¿y por qué no haces la misma paja por los miles de venezolanos que mueren en manos del hampa común? ¿Por qué no usas un domingo de tu vida para ir a visitar viejitos o niñitos en un hogar en lugar de alicorarte como frutica confitada navideña? ¿Por qué no le das tu puesto a la señora con el bebé en brazos en el metrobus voluntariamente sin que el chofer tenga que detener la unidad porque nadie se ofrece a dárselo?
Hacer empatía es una gran cosa… Pero ser hipócrita, no. Primero mira las mil y un cosas que puedes hacer por ser mejor persona, y por vivir en un país mejor; antes de gastar tu energía en cosas que se salen de tu alcance. Ojo, no tengo nada en contra de esa pobre gente, yo pienso que fue un terrible accidente y que el trabajo del pueblo chileno fue excepcional, pero bájale dos… ni Sebastián Piñera es el nuestro Presidente, ni la capital de nuestro país es Santiago. GET FOCUS PEOPLE! Nosotros tenemos un gran país por el cual trabajar todos juntos, y no hablo políticamente; hablo desde mi sentido común: hay demasiada gente que educar, que alimentar y a quien entrenar para la vida sin que sean unas cargas para la sociedad; para desperdiciar nuestra buena voluntad en hacernos eco de un evento que al final del día ni nos salpica.

miércoles, 13 de octubre de 2010

Lo que no puedo ser


“Es que con ver a Micaela sientes automáticamente que necesita ser protegida” le dice Santiago al doctor Guillermo Toro hoy, en un parlamento de La Mujer Perfecta.
Al parecer, los hombres disfrutan poderosamente de sentirse los salvadores del mundo. Un híbrido de Batman, con Superman y Ultraman. De ser imprescindibles, necesarios… como útiles.
Mi problema, es que yo no necesito nada de eso. Yo odio sentirme desvalida. Puede ser que muchas veces necesite asesoría, mas no protección. Mi protección es Dios. No puedo venderme como una mujer florero, porque no lo soy. Discretamente tenía un entrenamiento nazi que jamás comprendí, pero que ahora tiene sentido.
Lo siento. Puedo ser muchas cosas, pero soy pésima actriz. No puedo venderme como una persona débil, desprotegida, esperando que llegue el príncipe encantador a rescatarme de la torre más alta. No soy Fiona. Yo salgo a caerme a palos con la Dragona y pago mi cuenta. No finjo no saber de nada, me molesta mucho la ignorancia.
Pero tampoco me gustan los inútiles, los buenos para nada, los que tienen la cabeza llena de almidón para acartonar los sueños…Yo ya tengo a quien criar, no necesito hijos que no sean brand new.
En definitiva, necesito o quiero otras cosas, pero no a Batman. Menos al Príncipe Encantador. Quizás estoy buscando a Shrek y no me he dado cuenta…

martes, 12 de octubre de 2010

Cinco Mil Bolivares


El fin de semana tuve la oportunidad de visitar el interior del país… una zona de producción agrícola y pecuaria… El gran tema del momento, la expropiación de Agroisleña. Todo un drama a nivel regional y nacional el destino de esta empresa de capital extranjero que mico mandante se antojó de ponerle la mano.
Es cierto, es muy preocupante el destino empresarial y económico de este país. Pero hay otro, en mi opinión mucho más importante, que todos dejan de lado. El destino humano del venezolano. Visité varios pueblos y caseríos, y conforme más vi, peor salí. Niñas que empiezan a tener relaciones sexuales a los diez u once años, se hacen madres a los catorce… y a los dieciocho por alta densidad demográfica, comercian a las criaturas a partir de cinco mil bolívares.
Así es. Tan sólo seiscientos dólares y te llevas un niñito o una niñita, lo que más te guste. De cualquier edad. Muy probablemente analfabeta, porque la distancia desde las fincas donde viven hasta las escuelas públicas es infinita a pie. Quizás con parásitos, porque muchos no tienen aguas negras ni letrinas, así que deben hacer sus necesidades a campo abierto. Comiendo granos y harinas, porque le presupuesto no da para más…
Tengo desde el domingo el cerebro trabajando en cómo poner mi granito de arena para disminuir esa situación. Porque mientras mico mandante sigue tragando grueso por el resultado electoral, Venezuela fuera de la periferia es un país cada vez más hundido en la miseria humana. Donde se comercia lo invendible, y se sobrevive día a día.
Y que hace la masa? Ignorar. Reír, algunos. Pero la mayoría asume que “no es su problema”. Error. El problema es de todos. No se puede crear infraestructura en la sociedad, si como sociedad no servimos y lo único que nos preocupa somos nosotros mismos. Venezuela jamás será un país mejor si las personas que podemos hacer algo por el prójimo no marcamos la diferencia… porque hay que educar, esa es la palabra clave. Qué valores y que principios puede desarrollar una persona, a quien sus padres vendieron por cinco mil bolívares?
La vida es un regalo tan grande, que no tiene precio.

sábado, 2 de octubre de 2010

Au revoir, ma grande ami...


Son treinta y tres años… trescientos noventa y seis meses…veinte mil quinientas noventa y dos semanas…Menos el descuento de las semanas de Descarga Belmont en Margarita y las visitas al Reino Mágico.
Has visto matrimonios, quince años, bautizos, comuniones… Has visto nacer a media familia y has despedido a otros… Pero hoy, me toca despedirme a mí.
Es más duro de lo que parece, siempre te dije que no te quería y que estaba harta! Pero la verdad, sí te quería. Y te quiero, pero hay cosas que tienen que hacerse a pesar de los sentimientos.
Esto de mudarse no es nada fácil. No es lo mismo irte y que se queden tus papás, porque al final, siempre podrás volver a tu “casa”; aunque sea de visita.
Esta vez, tendré que pedir permiso si quiero verte, porque de lo contrario a quien van a llamar es a la policía! Pero no te preocupes, las personas que te van a vivir ahora son bien simpáticas. Y te darán el refrescamiento que necesitas. Te agradarán.
No puedo enumerar todas las cosas que he vivido aquí, porque son infinitas! Mi vida entera está en cada pedacito de pared… Ya perdí la cuenta de cuantas colecciones de navidad has lucido para nosotros.
Gracias, por haber sido mi techo todos estos años. Te voy a extrañar mucho.

sábado, 25 de septiembre de 2010

El hombre perfecto


Hace casi un mes que la televisión nacional comenzó a transmitir una telenovela llamada “la mujer perfecta”. Más allá de poner una protagonista con Síndrome de Asperger, el gran revuelo ha sido que se trata de una producción 100% nacional, después de meses de enlatados colombianos, brasileños y mayameros.
Sin embargo, este post no es para la mujer perfecta. Es para el hombre perfecto. Al menos para mi hombre perfecto:
Debe ser “resteado”. Es decir, sin miedos trascendentales. Que sea capaz de vivir y ser feliz tanto en el Bolivarian Kingdom como en Finlandia, sin resentimientos.
Tiene que ser un hombre sumamente paciente; no es fácil convivir conmigo. Tengo mis días de muy mal humor, tengo mis días depresivos, tengo mis días famélicos y tengo mis días eufóricos… Y todos pueden ocurrir en la misma semana.
Tiene que ser honesto. Punto. Sin ningún guardado importante. Ojo, todos tenemos pequeños secretos, pero mi hombre perfecto es alguien a quien no le dé pena admitir que odia a los niños y no quiere ser papá, con la misma facilidad con la que podría admitir que es divorciado dos veces y que tiene cuatro hijos.
Preferiblemente, me encantaría que fuese romántico. Que se acordara de cosas de las que seguro yo no me acuerdo, como el día que descubrió que si duermo boca arriba ronco como un gato.
Me encantaría que le guste viajar, tanto como a mí. Que espere chingo el fin de semana para salir a donde sea, a conocer por conocer, por aprender cosas nuevas… que trabaje, y mucho; porque el mundo mejor existe y es carísimo! Y yo quiero un mundo mejor.
Mi hombre perfecto es ese en el que yo puedo confiar, de quien no dudo. Que cada día a su lado le dé gracias a Dios por haberlo puesto en el camino, porque era la pieza que se me había perdido y la conseguí para optimizar mi proyecto de vida.
¿Y cómo es tu hombre perfecto?

jueves, 23 de septiembre de 2010

No, no es el templete!


El otro día estaba con una amiga judía y ella me estaba preguntando por lo que los católicos nos preocupamos por los sacramentos religiosos. Ella me decía: “es que ustedes son correctísimos, siempre están pendientes del bautizo, de la primera comunión…” Y la verdad sentí pena ajena.

El común del venezolano (y me atrevo a ser temeraria en esto) le sabe a cataco salado el tema de los sacramentos. Lo que realmente importa es LA FIESTA (TEMPLETE)

Por eso, apenas una pareja se sabe embarazada, empieza a elegir padrinos: que si fulano por que tiene real, que si menganita porque ella es muy pana, que vamos a ponerle dos padrinos y media madrina… CRISTO! Nadie le leyó el catecismo? La función de los padrinos es guiar a los niños por la vía religiosa! “Es misión de los padrinos del bautismo procurar que sus ahijados sean educados en la fe y en la vida cristiana, ejerciendo esta tarea juntamente con sus padres”. Citado de Diócesis de Canarias.

Entonces, la gente no ve, que una persona para quien la iglesia es un X, no puede ser padrino ni de una margarita. Qué un ser no bautizado, o no confirmado, tampoco puede ser padrino. Y que mi amigo Muhammad, aunque sea la presencia de Mahoma en la tierra, no puede ser padrino porque NO es católico.

Igual pasa con la primera comunión, y terriblemente con el matrimonio. El matrimonio canónico, o “matrimonio por la iglesia”, es un sacramento que busca bendecir la unión entre un hombre y una mujer que deciden vivir juntos como pareja. No se hace “por la fiesta” ni “por el whisky y los tequeños”. Eso es otra cosa que no comprendemos. “Para que me caso por la iglesia si no habrá rumbón…” CRISTO de nuevo! De verdad el catecismo está tan pasado de moda?

Yo no soy Santa Teresita del Niño Jesús… ni dicto clases de catecismo en la iglesia del Opus Dei. Simplemente, creo que tengo buena memoria de lo que me inculcaron para hacer la primera comunión. Y la verdad, me encantaría transmitir este mensaje de forma masiva. Hemos cambiado todo lo que somos a nuestra conveniencia, y no nos damos cuenta que, aun con sus defectos, la vida cristiana es el camino de la salvación…

Mamá, así, no!!!

De verdad, creo que la maternidad es una parte importante en la vida de una mujer. Pero es eso, una parte. No es la torta completa. Yo no me anulo como mujer si no me embarazo. Es un pensamiento medieval. Peor aún, mi razón de vivir no es “ser mamá”.
Y ojo, repito el punto inicial: ¡creo que la maternidad es fabulosa! Pero no debería serlo todo…Porque los hijos, somos unas pequeñas compañías anónimas: desde el momento que nacemos, todo lo que tenemos es propio e individual, nos pertenece de forma única: la manera de dormir, de comer, el humor con el que nos levantamos, nuestros gustos y afinidades…
Y es lo normal y lo correcto. Un hijo no es una extensión de mí, no es “mi legado al mundo” Eso es ego. Un hijo, a mi modo de ver, puede ser criado a la imagen y semejanza de sus padres, pero el fin último es que sea una persona feliz capaz de hacer felices a otros no de forma servil, sino por su única manera de ser.
Ser mamá no me limita, no me minimiza, debería enaltecerme. Por ser mamá no dejo de ser profesional, esposa, amiga, hermana, hija! No tengo por qué dejar que se me vean las raíces del cabello de 5 semanas, ni olvidarme del significado de la palabra “maquillaje”. Muchas mujeres se quejan de cómo su vida se opaca a los pocos años de ser madres; pero es su culpa!!!! Empeñadas en sólo ser mamás se olvidan de todas las otras cosas maravillosas que han sido antes de la maternidad.
Ser mamá no es dejar de ser yo, es ser un yo versión 2.0.

martes, 21 de septiembre de 2010

Una de cine...

A veces, aunque no me crean, me canso de quejarme. En realidad sé que no voy a ninguna parte con eso, pero bueno, es mejor botarlo aquí y no con el entorno real.
He visto tres películas en estos días. Con el permiso de quienes no las hayan visto, voy a comentarlas… sería muy jactancioso decir que las voy a criticar, jiji.
Habana Eva
Contraria a mi experiencia con “Hermano”, ésta película me encantó. Tiene un toque de realismo mágico, pero son dos horas de risa y relax. Cero drama. Quizás lo más dramático es ver la Cuba de hoy día y pensar que nuestro país podría volverse la meme chose. Pero salvo ese detalle es la propia película para alienarse del mundo por un rato y disfrutar.
Salt
Cristo bendito, ¡qué habrá hecho la pobre Angelina Jolie para que la encasillaran en papeles tan absurdos! La agente Salt, tiene más poderes que James Bond, Lara Croft, la señora Smith y el Inspector Ardilla con todo y Moroco Topo incluído. Particularmente, a mi me gusta la forma como actúa esta mujer, pero esos personajes de mega macha que todo lo hace sola y con un exacto son demasiado hasta para la mamá de Mc Gyver. Es patética. Agradezco haberla comprado en un mercadito cerca de mi casa.
Cheila: una casa pa’ maita
Esta película está entre las ni ni. Protagonizada por el único travesti famoso de Latinoamérica, Endry Cardeño, esta película muestra la realidad de muchas familias, la mezquindad y la comodidad a su mejor expresión. La verdad, llega un momento que te deprimes, porque si bien es descrita dentro de un estrato social bajo, no hace falta ser pobre para ser un desgraciado. Yo conozco unos cuántos que se las dan de salvadores y no son mas que verdugos.
Sí, el final puede ser predecible o no, depende de su agudeza mental. A mí me agradó, aunque hubo partes bien duras… la escena de la playa me descompuso el cuerpo, lo admito.
Yo adoro ir al cine… pero con las últimas dos que comenté, no me arrepiento ni poquito de haberlas comprado quemaditas.

Yo confieso...


Salvando a Ira y a Juanjo, no sé quiénes leen mi blog. Pocas veces les respondo, pero la verdad leo sus comentarios y agradezco su apoyo. Más aun, también se lo agradezco a los que no conozco. Sé que algunos son amigos encubiertos, que se saben mi vida de pe a pa…
No puedo negar que escribir ha sido tremendamente liberador, especialmente porque tiempo para el diván no te tengo mucho… Si Muñeca leyera el blog una sola vez, creo que se entrega al abandono o se toma una cicuta. A Muñeca le encanta el “pretending”. Su frase favorita: “si hay miseria que no se note”
Pero coño, ¿yo por qué tengo que ocultar lo mal o bien que me siento? ¿Por qué tiene que ser un peo si me voy al casino, o a la playa, o paso el domingo feliz entre mi baba y la de mi ahijado? Todo lo importante parece ser el qué dirán. La verdad, a mi me sabe.
Esa gente del “qué dirán”, ¿pensaría lo mismo si viera de cerca lo que yo vivo? Es bien cómodo llamar y decir “por qué no me avisaste” Coño otra vez. Si te importara tanto, no tendría por qué perseguirte para que me compres un litro de leche o para que me des la cola que el carro se jodió.
Tengo una tropa de empleadas… a las cuales quiero estrangular. Todo se acaba en sixty seconds: la leche, los pañales, el café, el remedio para nebulizar… será que a alguien en esta casa se le ocurrirá alguna vez hacer una lista?
Es un problema tener un padre cucú, que se llevó todos sus recuerdos al infinito y más allá. Pero peor es tener una mamá que ronda los 8 años y que espera que tú le resuelvas todo… “porque Fulanito lo hacía así” Hello, I’ve a new for you, mom. This is a NEW management.
Solución: pues “not available” Guapear, mientras se pueda, y confiar que los tiempos mejores sí existen. Me siento rarísima sin trabajar, siento que me falta algo. O mejor dicho, sin tener un empleo, porque trabajo tengo muuuuuuuucho. Extraño los días en que mi mayor preocupación era si me casaba con Lupito, y las peleas con la contadora que dice “estábanos” y “veníanos”. Eran tiempos felices.
Quisiera tener una bola de cristal…

domingo, 19 de septiembre de 2010

Bodas Venezolanas

Ayer nuevamente tuve la oportunidad de asistir al enlace matrimonial de dos angelitos… La verdad, material para escribir sobra en ese tipo de eventos, aunque voy a tratar de mantener el orden en mis ideas…
Primer acto: la iglesia
Aquí comienza el magno evento. Todos apretujados en la entrada, esperando que lleguen los protagonistas de la noche… el lio con respecto a donde nos sentamos, cuándo y quién lee, etc. En este punto, empieza el screening de rigor: qué ropa se pusieron las mamás de los novios, las madrinas, el cortejo, los amigos, etc… Aquí, se detecta rápidamente quién ve “how do I look?” o “what not to wear”. Menos mal que Tim Gunn no sabe dónde queda Venezuela…
La ceremonia puede ser variopinta: a veces se cuenta con tanto almidón que si alguien se dobla se parte. A veces, el padre rebosa en folklore y hasta te corre de la iglesia “porque viene una boda detrás
Segundo acto: el templete
Esta es mi parte favorita. Aquí, después de las felicitaciones, las lágrimas, los pétalos de rosas y las burbujas es que viene lo bueno. El gran protagonista de la noche, el tequeño. Pobres, ricos, locales o foráneos quedan derretidos ante esos 10 gramos de queso envueltos en harina. Boda sin tequeño no es boda.
Nuevos co-protagonistas acompañan al tequeño, como el cofre de los regalos. Este objeto varia desde el metal mas finamente forjado, hasta cajas de cartón que simulan un cofre real. Lo importante: mantener a la abuelita cerca para que no se roben el cofre.
Otro gran co-protagonista: la hora loca. Nadie sabe quién la inventó, pero ninguna boda que se precie puede prescindir de este evento. Durante un lapso no determinado, los invitados utilizan pelucas, sombreros, pitos, matracas, bufandas, y hasta pantuflas para bailar cuanto ritmo pegajoso existe. El himno de este evento, “vamos pa’ la conga” de Ricardo Montaner.
Tercer acto: La despedida
En años pasados, los novios desaparecían como Houdini de la fiesta. Posiblemente la curiosidad de la primera noche los mataba. Hoy día, que todo es tan moderno, la noche de bodas debe servir para cotillear sobre el matrimonio. Para los invitados, el final de la velada tiene multiples opciones: pelear por el centro de mesa, escurrir las botellas, escoger menú “pa’ po’ la”, atormentar con el llanto etílico al DJ o al cantante de la orquesta… en fin, cada quien ve como cierra la noche.
Lo que no queda duda, es que pocos eventos son tan divertidos como las bodas venezolanas…

Pregunta

Si yo cuido de todo y de todos, ¿quien cuidará de mi?
Quiero que alguien me cuide... quiero tener la confianza de saber que si yo me caigo, alguien me levantará. Alguien de carne y hueso

sábado, 11 de septiembre de 2010

Just a bitter symphony


Bitter (amargo) es la palabra que mejor describe cómo me siento actualmente. “Si el señor se deprime, se muere”. Ah ok. Y si yo me deprimo, ¿qué pasa?
Un domingo cualquiera, estaba viendo televisión cuando mi mundo implosionó. De repente, me vi envuelta en una realidad y un mundo absolutamente desconocido. Tuve que entender de medicina, de seguros, de leyes, de derechos de accionistas, de abogados, de notarios, de registros, de fármacos, de psicología…
Tuve que encargarme de una casa que, aunque la conozco desde que nací, realmente la conocía por fuera. No sabía cuándo se hacía mercado, o cuándo se pagaba la luz. Tuve que aprender que sólo llorando y tirándome de barriga que el hospital no me quitaría mis vísceras para pagar una cuenta astronómica e inentendible, porque el señor que jamás envejecería tenía sólo un seguro de responsabilidad civil para sí mismo.
Tuve que aparecer en una organización viciada, llena de gente en la que no confío y que no me tiene ningún aprecio, y en la que mi voz y mi voto por ahora están subyugados… pero de ella vivo y debo encarar mi problema si quiero poder mantener los gastos que genera el señor que jamás envejecería.
Sigo cuidando de mi madre anciana, quién a pesar de sus múltiples enfermedades ha dado la talla… pero estaba acostumbrada a que el señor que jamás envejecería se ocupara hasta de darle café al despertar… ahora, ella siente que yo sustituyo a ese señor.
Ahora, porque todos los días aparece algo nuevo, el señor que jamás envejecería tiene afasia de wernickle y síndrome de negligencia entre otras cosas… ambas producto de su hemorragia cerebral. En palabras simples, no tiene capacidad de producir o comprender el lenguaje, y no reconoce todo lo que está en su campo visual derecho. Lo ve, pero no lo procesa. Es decir, es como si no estuviera.
A este escenario le pongo de condimento que soy hija única. Ergo, yo hago mercado, yo voy a la farmacia una vez al día, yo negocio con todos los servicios que debo usar ahora, yo persigo a la enfermera para que lo sondee, yo decido que hacer con mis leales y comprometidos socios, yo peleo los derechos del señor que no envejece día a día… aunque él jamás me entrenó para ese fin.
“Y te mando la lista de todos los ejercicios que debes hacerle diariamente para que se recupere… porque sí lo dejamos deprimirse, llega la muerte” O sea, que encima de todo lo que tengo que ocuparme, ¿también va a ser mi culpa si se deprime? ¿También tengo que ser terapista?
De verdad, más que un tema de fe, es un tema de capacidad, o de aguante. ¡Ya no puedo seguirle sumando actividades a esto! Mentalmente, estoy agotada. Ya no tengo energía. Siento que la vida se transformó en “just care services
Pero a nadie le interesa eso. “es tu problema, son tus padres, eres joven” Sí, pero no soy la mujer maravilla.
Dios, mírame con piedad porque ya no aguanto más….

jueves, 9 de septiembre de 2010

Historia de amor... parte II


Rosario se levantó sin mirar atrás. Sin una lágrima. Sin una expresión definida en el rostro. Estaba muy decepcionada, frustrada de ver la poca capacidad de decisión de su amado José María… y entendió que el camino que faltaba por recorrer para llegar a alguna parte, debía ser de forma personal e individual.
Cerró la puerta, encendió su auto y se fue. No hubo mediaciones. Ni retrasos. Se fue decidida a pasar la página como fuese posible.
José María por primera vez en su vida había comprendido lo que sucedía: no era cualquier persona quien salía por la puerta. Era la persona a quien más había amado y que más le había importado en el mundo. Pero José María, en su adictivo comportamiento inmaduro jamás pensó que Rosario lo abandonaría a su juicio… porque durante años la responsabilidad siempre fue de alguien más: de sus padres, de sus hermanos, de sus compañeros de trabajo, incluso de sus parejas anteriores… José María no había desarrollado suficientemente su madurez para tomar decisiones y responsabilizarse por las mismas.
Lloró amargamente. Lloró con la consciencia de entender, que Rosario no jugaba. Que el tiempo de hacerse el inocente que se equivoca por ingenuo había terminado. Y que tenía que tomar acciones prontas y efectivas, si quería recuperar algo de lo que había tenido. Ahora, el tiempo que había sido su aliado se transformaba en su peor enemigo. Cada día alejado de Rosario aumentaba la posibilidad de perderla definitivamente.
Así, José María tomó finalmente su decisión… (continuará)

Carta a ella


Continuando mi semana de quejas, reclamos y afines, hoy le escribiré a ella. Esa que durante años estuvo oculta, y vino a ser de nuestro conocimiento JUSTAMENTE cuando el cuarto se llenó de agua.
No es una misiva amistosa… tampoco es exactamente bélica. Es algo como una exposición de motivos.
Durante años viví sin saber de tu existencia… y la verdad, aun sabiéndola no me quitas el sueño. ¿Por qué? Simple: porque en la vida hay cosas que se escapan de nuestro conocimiento y yo no vine al mundo a juzgar los actos ajenos. Primero porque no me gusta ser juzgada, y segundo porque al final del día cada quién tiene sus razones.
Te preguntarás entonces que me lleva a escribirte. Pues es un “advice”. Sólo eso. Yo presumo, que si durante más de veinte años tuviste tus martes de desahogo, desfogue, o beca, lo que haya sido; debes echarlos ahora de menos. Es lógico. Lo que no es lógico es que si estuviste en la cama de rosas y ahora llegó la de espinas, seas incapaz de preocuparte por la persona que sació tus necesidades, sean de la naturaleza que hayan sido.
No me interesa lo que en pleno uso de sus facultades te haya dado… quizás te lo merecías. Pero no esperes más. Si nos vamos a lo de ley, sabes que transgrediste la ley de oro de la solidaridad femenina. Así que no te tengo aprecio. Más aún, cuando sabiendo lo que pasa tampoco te interesa el proceso de recuperación. Para cuidarlo no estás. Ni para atenderlo, ni para volar a la clínica si la flema se pone espesa… Entonces, espero que sea perfectamente tácito que si la situación se transforma en pésima, no quiero verte ni en las fotos. Ni en el aviso del periódico. Ni en nada. Si estuviste para lo bueno y por tanto tiempo, deberías haber intentado estar para lo malo. Pero no… fue más fácil desaparecer. Y yo lo respeto. Pero espero que entiendas que no tienes ningún tipo de derechos. Si los hubieras tenido, los perdiste al comportarte como una simple arribista.
No me extenderé más. Ya dije lo que pensaba con respecto a ti. Y yo soy suficientemente joven para imponer mi voluntad. CREEME. Así que espero que aprecies bien tus buenos recuerdos, porque se acabó el pan de piquito.
Buenas noches.

miércoles, 8 de septiembre de 2010

Carta a Dios


Querido Dios,
Porque sí, eres querido aunque seas totalmente incomprensible. He dejado de visitarte, mas no de pensarte. Pero me cuesta mucho. Disculpa. Cada vez que paso frente a tu casa recuerdo que soy yo quien debe ir a ti, pero además del limitante del tiempo, mi mayor limitante es mi voluntad. No quiero ir.
Y no es falta de cariño, como dice la canción. Es incomprensión, pura y simple. No entiendo las cosas que haces, ni por qué o para qué las haces… no mandas ni un tip, ni una chuleta… Ya ni rezo. Siento que no me oyes tan bien como cuando me quejo. Antes tenía quejas muy genéricas; sobre el país, la delincuencia, etc… pero ahora siento mucha frustración. Y no es porque compare mi carga con otras, es simplemente porque no entiendo la razón de la mía.
Peor aún, no entiendo la razón de la carga de mis padres. Sé que a pesar de haber sido creados a tu imagen y semejanza no somos ni la infinitésima parte de lo perfecto que eres… ¿pero es ese motivo para hacernos llevar tan pesadas cruces?
No estoy negociando contigo. Estoy clarísima que el mando es tuyo. No soy así de soberbia. Pero si tú eres el Padre, como hija tengo derecho a expresarte mis inconformidades. Al final del día, yo sé que tu lo puedes todo. TODO
No te fastidio más. Sé que miles de personas te piden cosas. Probablemente muchas tengan motivos más razonables para pedir que yo. Pero la mediocridad no se me da. Nunca veo quien está peor, yo creo que es conformismo.
Así pues, espero que me des una luz. Una guía para saber que hago lo correcto. Y sobre todo, que las cosas van a cambiar y que vendrán tiempos mejores.
Gracias por calarte mis quejas… normalmente la gente no entiende este tipo de requerimientos.
Te quiere tu hija… tu sabes quién soy.

lunes, 6 de septiembre de 2010

Perdón, pero no me alegro


No sé si es egoísmo… o sentido común… o falta de resignación… pero cada vez que la gente me dice “gracias a Dios que tu papá no murió”, me dan ganas de caerles a cachetadas.
¿Por qué? Porque mi papá si se murió el 1 de agosto. Después de infinitos días con sus infinitas noches en la unidad de cuidados intensivos de un hospital, el hombre que llegó el jueves pasado a mi casa no es mi papá. Ni siquiera sabe quién es.
No sabe dónde está, ni quiénes somos. No sabe que hacía antes que toda su cabecita se llenara de sangre internamente. No tiene idea de quién soy. No se acuerda que él era el señor Todopoderoso de esta casa. Ni le importa. Ni sabe si volverá a ser esa misma persona.
Entonces, ¿cuál es el beneficio de tener a mi papá vivo en estas condiciones? ¿qué de bueno tiene que deban bañarlo, sondearlo para hacer pipí, usar pañal, tener una desconocida que te lleve y te traiga y te haga todo?
Yo pienso, que si lo hubiesen puesto escoger a él, hubiese preferido cruzar el páramo e ir a hacerle compañía a los abuelitos en el cielo. Porque así como está, esto no es vida, ni para él, ni para el señor que está en el lugar de mi papá.

jueves, 26 de agosto de 2010

Adulterio


“¡Es que yo soy bien cuaima!” “¡Si se resbala se joroba!” “¡Yo no la dejo sola ni a sol ni a sombra!”
Todas esas son expresiones estúpidas. Sin sentido. E inútiles. Lo peor, es que alimentan a quien las dice de una confianza de papel maché. Porque la realidad, es que no todo es como parece, ni es tan bueno o tan malo.
Vamos por el principio: NO somos siameses. Ni clones. Ni almas gemelas. El amor no tiene nada que ver con estar adosado como una sanguijuela a la piel del otro. Ni que tenemos que compartir hasta el gusto por la cerámica del baño. NO. Cuando las barajitas de “amor es” dicen COMPARTIR, no quieren decir dejar de ser tu mismo. Se trata de buscar puntos de congruencia que nos hagan felices manteniendo nuestra independencia.
Por ello, reducir el espacio personal es un error que muchos cometemos. ¡Hay que respetar el espacio ajeno! No te quiero menos porque no me gusta el sushi, o porque a ti no te guste el jazz… simplemente somos naturalmente diferentes. Period.
Privar. El gran error. Todo lo prohibido es tentador. Así de fácil. ¿Para qué entonces perdemos el tiempo prohibiendo amigos, salidas, actitudes…? Al final, el que quiere besar busca la boca. Y la consigue SIEMPRE.
No quiero decir que todos somos infieles, o que no debemos cuidar a nuestras parejas… pero restringir no es el camino. Restringir simplemente frustra y marchita la relación.
Convivir es difícil pero no es imposible. A veces, las personas buscamos fuera de casa lo que no tenemos: Paz! Tranquilidad! Libertad! Porque ser libre no es tener derecho a pagar el mercado, o a calarme a los in-laws en absolutamente todos los feriados… La libertad está íntimamente ligada a nuestra capacidad de decidir voluntariamente…
Seamos razonables… pongámonos la mano en el corazón y respondámonos esta pregunta: ¿realmente yo le doy a mi pareja el espacio que merece, y respeto su individualidad?
Buenas noches

lunes, 26 de julio de 2010

Historia de Amor


- Parece que este es el adiós, dijo Rosario sin mucho alboroto.
- ¿En serio? Preguntó José María con los ojos llorosos.
- Sí, así es.
-¿Estás segura que no hay nada que pueda hacer? Volvió a preguntar José María con la voz quebrada.
- El problema, José María, es que hay demasiado por hacer. ¿Puedes tu enmendar todo el daño que has hecho? ¿Puedes tu enfrentarte a la familia que tanto le temes para luchar por esta relación? ¿Crees finalmente, que el amor que te he dado es suficiente para que tu hagas lo mismo por mi?
José María calló. Durante meses había engañado a Rosario, haciéndole creer que era una persona totalmente distinta a quién realmente era, ocultándole cosas trascendentales de su vida personal tras frases cortas o regalos que obnubilaban la vista y la razón de Rosario.
- ¡Yo lo estoy intentando, Rosario, créeme! Respondió José María
- Intentando. ¿Y piensas que intentarlo es suficiente? ¿Intentar es el verbo correcto para redimirte? ¡Imagínate si Simón Bolívar, Ghandi, Abraham Lincoln, Marie Curie, Luis Pasteur, Albert Einstein sólo lo hubiesen intentado! Las cosas que nos importan en la vida requieren decisión, compromiso, acción, perseverancia, responsabilidad. Sin esas condiciones, no logran ser más que un deseo que no se materializa, es decir, un sueño.
José María volvió a callar. Rosario tenía razón. Habían sido muchas las promesas no cumplidas, los sueños rotos, el tiempo desperdiciado en tonterías que no los habían conducido a ningún lugar. Era el momento de tomar una decisión definitiva respecto a lo que quería o estaba dispuesto a hacer con su futuro. Con ella. Con todos.
Esta historia continuará…

domingo, 25 de julio de 2010

Ojos que no quieren mirar


Santiago es bello: esos ojazos azules, con ese look impoluto donde no se mueve un cabello rubio, esos dientes como perlas que casi encandilan al sonreir… Esa voz de Clark Gable… Es bello.
Arturo por su parte, es bello a su manera: un muchacho de muy finos modales, con una cara angelical y unos hoyitos hermosos que se forman cuando te regala una sonrisa… un prospecto que ninguna muchacha casadera ignoraría a verlo pasar.
Santiago es el “mejor amigo” de Arturo. Ellos crecieron juntos, estudiaron juntos, trabajaron juntos, renunciaron juntos, montaron una empresa juntos. Hasta ahí, todo es bastante normal. La situación comienza a cambiar de color, cuando toda actividad emprendida por cualquiera de los muchachos, es automáticamente seguida por el faltante. Si Arturo busca agua, busca para los dos. Si Santiago compra café, compra para los dos. Los hombres suelen hacer amistades duraderas y cercanas, pero jamás se llevan uno al otro como llaveros.
Cuando Santiago se enferma, Arturo le cuida. Al punto, de llevarlo a su casa a comer y dejar él de hacerlo… cuando Santiago vive en las afueras de la ciudad.
A la vista de quienes los rodeamos, es muy claro que la amistad entre Arturo y Santiago ha trascendido. Cosa que en lo absoluto es objetable: cada quién elige como vivir su vida; y mientras no le hagan daño a nadie, bienvenida sea la amplitud de mente.
El asunto es, que la familia de Arturo es notoriamente homofóbica. En su familia “no se ve de eso”, y la homosexualidad es vista con burla y desprecio. Todo lo antes descrito, pasa ante los ojos indiferentes de primos, tíos, e incluso padres. Pero, curiosamente para ninguno es extraña la actitud de Arturo y Santiago: “es que son amigos desde chiquitos”. Amigo el ratón del queso, y sin embargo se lo come, decía mi abuelita.
En la vida, tolerar es importante, pero aceptar es vital. Aceptarnos como somos, con nuestros gustos y preferencias, sin cambiarles de nombre o connotación. Las cosas son lo que son, aunque queramos disimularlas o ver hacia otro lado para fingir que no pasan.

sábado, 24 de julio de 2010

Es cierto, no eres mi amigo!


Un amigo es, ante todo, honesto. Si quiere decir sí, es sí, o viceversa. Pero un amigo no te dice sí, pensando en no. Si así lo hace, es porque no es tu amigo de verdad.
Los amigos son transparentes, no viven en la sombras. Tienen un entorno, que conforme la amistad crece, te lo muestran… y tu, muestras el tuyo. De esa forma aparecen las raíces y las ramas de la amistad.
Los amigos son incondicionales. Están en las buenas y las no tan buenas. Y cuando no pueden estar, te lo dicen de forma amable.
Un amigo se preocupa por tu bienestar. Es decir, vela por que las cosas que hace o dice no te hieran innecesariamente. A veces te dice cosas rudas, pero es porque necesitas escucharlas sin adornos.
Cuando un amigo te miente… pues es porque era INEVITABLE. Pero en el término de la distancia, seguramente te dirá: “yo te dije esto por X, pero la verdad es Y. Lo lamento”
Cuando un amigo te hace daño, si es tu amigo realmente lo enmendará!
Basándonos es estas premisas… Eres tu mi amigo?

lunes, 19 de julio de 2010

Algo se nos perdió...


Hoy cuando llegué a mi trabajo, me llamó un compañero y me dijo: “chama, a la mamá de menganita le encontraron una aneurisma cerebral y tiene que parir las perlas de la Virgen para mañana” Yo pregunté: “y cuantas lleva?” Me respondió: “el nylon para montarlas”.
COÑO! (Perdónenme, pero eso fue lo que dije, no cabía otra expresión) Hay que ayudarla. Vamos a hacer una vaca en la oficina y después le pedimos al señor Alonso. Ok. Operación vaca en proceso.
Si bien es cierto que todos dieron, fue increíble como había que explicarles casi que con un DVD de Discovery Home and Health, cual era la gravedad de la situación y el por qué debían dar el dinero ya, de ipso facto, no para cuando paguen las utilidades.
Reunida la cuota de los compañeros, hice mi cruzada con el señor Alonso. Su gran ayuda, fue prestarle el 20% de lo que menganita necesitaba, sin intereses. La verdad, admito que sentí una cuota de incomodidad. Primero porque sé que el señor Alonso podía prestarle todas las perlas sin siquiera notar el movimiento de un decimal en su balance personal. Segundo, porque menganita tiene solo 24 horas para recolectar las perlas, ya que gracias al gobierno revolucionario en los hospitales te operan, pero tienes que llevar hasta las lágrimas. El hospital sólo pone la “mano de obra”, con el perdón de mis muchos amigos médicos.
Ingenuamente, me acerco a un hermano del señor Alonso. Pensé: como es un señor mayor, seguro colabora porque entiende el caso. Mi mayor sorpresa fue ver que el señor José me dijo “no pensarás darle la plata a menganita, deposítala en la clínica o ve tu misma a comprar los implementos de la operación”
La verdad, sólo aquella grosería famosa de quince letras fue lo único que pasó por mi cabeza. Encima de no poner “ni pa’l fresco”, va a venir a dudar de la integridad de menganita, y me va a mandar de fiscal del ministerio público? Vaya y lávese ese paltó. Yo ni dudo de la gente, ni tengo tiempo para su rol play game.
Realmente, lo que más me preocupó es ver cómo estamos perdiendo la capacidad de dar sin esperar nada a cambio. Cómo no tenemos un poquito de empatía para ponernos en el lugar del prójimo y pensar, que lo que hoy le pasa a menganita mañana podría pasarnos a nosotros. Sólo nos ocupamos del aquí y el ahora, y exclusivamente de lo que nos toca directamente.
Sería bueno empezar a buscar lo que se nos perdió...y entender que un lugar mejor donde vivir se construye entre TODOS, trabajando juntos, ocupándonos y dejando de lado nuestro egoísmo a la hora de servir a los demás.

jueves, 15 de julio de 2010

Decepcionada


Razón tenía Carlos Baute cuando cantaba su célebre canción “yo me quedo en Venezuela”: no hay mal que dure cien años, ni cuerpo que lo resista… Lo que nadie se percató en su momento, fue de las letras pequeñas… yo NO me quedo en Venezuela.
Y es que ¿cómo quedarse? Todos los días sale alguien a la calle buscando a quien timar, a quien robar, a quien venderle algo falso como legítimo… es insoportable el tener que salir día a día con el dedo en el gatillo, siempre a la defensiva, tratando de no salir JODIDO, con el perdón de mis queridos lectores.
A mi me han hurtado cosas de la casa y ni rastro de conocer al culpable… casi que dejan una tarjetica tipo “El Tornado”. Un motorizado gentilmente me chocó, partiéndome un retrovisor del carro, y el taller “autorizado” por el seguro se robó el repuesto y trato de engañarme con un espejo que no era el de mi carro. A una amiga le robaron su cartera en su propio negocio! Es que nadie respeta nada…
Y la consigna de mico es que si alguien tiene, se lo podemos quitar. DIOS. Nosotros realmente siempre hemos vivido en la anarquía, pero ahorita como que la sobre estimulamos! Existe media ciudad que no visitamos por temor a ser robados, o secuestrados… sin hablar claro del peor desenlace, que también es posible.
Salimos a la calle, desvalijados, con la menor cantidad de cosas que pueda llamarle la atención a alguien más. Procuramos no hablar demasiado de nosotros mismos con desconocidos, por temor a lo que puedan hacer con esa información… Y no estamos hablando de la Venezuela oligarca; esa sale a la calle en carros blindados y guardaespaldas enfluxados. Hablo del común del Venezolano, del que cobra quince y último, espera sus piches cupos para ver si se ahorra cuatro pullas en las cosas que solían gustarle y que ya no traen o aquí cuestan las perlas de la virgen.
De verdad, es difícil reprocharle a alguien cuando se va del país. Y no es que la gente se muda a Suiza o a Finlandia (seguro habrá algún caso). El desespero llega a tal punto que Colombia, Perú, Guatemala, México, Panamá o cualquier republica bananera es mejor opción que vivir en nuestra pequeña Venecia.
“Todos somos Polar”. Cada vez que leo esa frase mi cerebro responde “jaja, todos somos idiotas”. Nuevamente me disculpo con mis lectores, pero es que en cuál cabeza cabe, que la mejor solidaridad que podemos mostrar es rayando carros y poniendo semejante frase en los nicks de de los teléfonos inteligentes? Es cierto, algo hay que hacer si no queremos quedar como Napoleón en Waterloo, pero dudo que la respuesta sea tan simple como armarnos con Cherry Blossom color blanco.
Me apena que Carlos Baute no se equivocara, y que su mensaje se mantiene subliminalmente presente en la actualidad…. Aquí no hay quien viva.

viernes, 2 de julio de 2010

Me cae mal Messi!


Ese Cristiano es un engreído! Kaká es tan pana… y Forlan, qué humilde es!
Esos son sólo algunos de los comentarios que escuchamos en época de mundial. A mi, particularmente me causan mucha gracia, porque a decir verdad a ninguno de los cuatro sujetos los conozco en persona. De casualidad los he visto por la televisión o en fotos, pero nunca me he tomado una cerveza, ni hemos ido juntos a la Colonia Tovar, ni recuerdo haber compartido ningún cumpleaños.
Los seres humanos amamos los juicios temerarios. Nos encanta opinar y criticar sobre la vida y las conductas ajenas, como si fuesen propias. En algunos casos, como con las personas famosas, lo que digamos o dejemos de decir, es sólo bulla. No le hace daño a nadie. Especialmente porque no puede dañarte el comentario de un perfecto desconocido.
Cuando sí hace mucho daño, es cuando la persona de la cual emitimos juicio no es famosa, ni sabemos de ella a través de la prensa del corazón, sino que se trata de algún allegado nuestro con el cual compartimos en la cotidianidad. No hacemos el mínimo esfuerzo por hacer empatía con el prójimo, y temerariamente emitimos juicios sobre sus acciones y decisiones. “Fulano está loco si hace eso” “Menganita está equivocadísima al meterse en ese berenjenal” Y acaso nosotros conocemos a cabalidad lo que pasa en la vida y el entorno de Fulano y Menganita para juzgarlos por lo que decidieron? Cómo lo haríamos nosotros? Mejor? Distinto?
Deberíamos aprender que algunas veces, la mejor palabra es la que no se dice. Calladitos nos vemos más bonitos.

martes, 25 de mayo de 2010

Algunas cosas no tienen precio


Motorizado: muchachas, traje esto de mi otro trabajo a ver si alguien lo quiere
(léáse, el motorizado trajo una caja de paté trufado)
Chica A: y que es eso?
Motorizado: paté
Chica A: y eso que es?
Motorizado: como pasta de hígado
Chica A: yo no conozco eso, enlatado sólo he comido diablitos
Chica B: mentirosa, también has comido atún.

qué bonita es esta vida....

La mejor excusa del mundo


Desde que el mundo es mundo, existen las excusas. Una de las grandes razones por las que pienso que los teléfonos con cámara en tiempo real no se han acelerado es por el gran compromiso que representan: como se oculta cualquier incomodidad, o se dice cualquier mentira, con una cámara observándote?

Pero el eje de este post es la mejor excusa de cumpleaños del mundo. Josefina tiene cerca de 17 años casada con mi primo Miguel. Josefina está un poco loca, pero la verdad es una persona muy pendiente de cuanto evento familiar sucede. Este año, extrañamente Josefina no se acordó de mi cumpleaños, pero a pesar de mi “lista negra” ciertamente no lo vi mal, porque sé que ya tiene sus años.
Al día siguiente de mi cumpleaños, a las seis y media de la mañana, Josefina llamó a mi casa y expuso lo siguiente:

“Darling, buenos días. Te llamé temprano antes que salieras para el trabajo (recuerdote que no vivo sola, gracias) Ayer el teléfono me avisó que cumplías años, pero yo ya no sé en que día vivo, me pareció que el teléfono se había equivocado. Además, mi punto de referencia es que yo siempre me corto las uñas de los pies en el Dr. School a finales de mes y según yo aun no me tocaba… con razón noté que esta vez me habían crecido tan rápido! Era 20! La desfasada era yo! Discúlpame Darling, espero que la hayas pasado rico”


La verdad, después de semejante alegato, no me quedó otra que reírme y decirle: esto es digno de postearse! Jajajajajaja. Es la mejor excusa de “por qué no te llamé” que me han dado en la vida.

y tu eres el número:

Term of Use