jueves, 16 de octubre de 2008

Barbie viajera: sold out!


El fin de semana pasado me tocó hacer un viaje por avión de aproximadamente 3 horas. La verdad no es realmente largo, pero por ser internacional lleva aduanas y todo lo demás que te hacen para demostrar que no quieres acabar con Walt Disney World o que no traes Antrax en la polvera.


Bueno, como a mi en realidad lo que no me gusta de viajar es el proceso, pues tomé el vuelo que pensé sería el menos traumático: el casi noche. Los compradores compulsivos odian este vuelo porque "se desaprovecha el dia" Pero como yo no vengo a un maraton, pues no me importa.


Primer show... el check in: "desde cuando tiene las maletas?" oye chica, desde que las terminé de pagar en un san! Qué clase de pregunta niche es esa? Si, ajá.... el tema del terrorismo... pero esa pregunta es de madre...Continuamos, "puso su pintalabios dentro de una bolsa ziploc como esta?" Pues la verdad no, miss. "Bueno, entonces si no quiere que se la boten mandela por carga" Admito que en este punto me sentí como Viper, la sidekick de James Bond en Casino Royale. Que clase de super terrorista puede dominar un avion solo con un brillo de Victoria's Secret?


Fin del primer acto.


Entonces te montas en el mocho avión.... te comes el quesillo de caja para que no vayan a creer que eres mula (ver Maria, llena eres de gracia), ves la peliculita, echas un camaron y llegas. "Welcome to the United States" Si Luis... espérate, que la bienvenida aun no ha comenzado.


Segundo acto, hacer la inmigración: una hora para que te pregunten cuanto amarillo numero 5 tenia el quesillo, por qué estás de vacaciones cuando deberías trabajar, etc... y mientras haces esa cola te percatas de una mujer joven, con sandalias Luis XV de las que usan las misses, peluqueada, en jeans tubitos, con cuanta bisuteria encontro en el Sambil, cochecito, hijo de 3 años y casi suegra está haciendo la misma cola a tu lado, pero fresquita como una lechuga y con los 5 milímetros de grosor del maquillaje intactos... PLOP! En ese momento te das cuenta que Barbie existe, y viaje en economica! Ken no le presto el jet rosado para venir de shopping a Bal Harbour, y ella solita se vino con su muchacho y su viejita a patear los mayamis en semejante look. Mientras yo, con mis crocs horrendos pero cómodos, la mochila azul que le cabe de todo, espelucada como el leon de Sedal y sin nadie a quien arrear, sólo mi maleta realmente doy lástima y parece que vengo llegando de la guerra.


Definitivamente, yo no compré a la barbie viajera. Será que aún tengo chance, o será que fue un acto afortunado no haber encontrado?

2 comentarios:

Extranjera dijo...

Jajaja. Me siento totalmente identificada. Cuando miro a las "barbies viajeras" me pregunto cómo hacen para soportar esos tacones, para no hincharse, para que el frizz no les afecte el cabello. Y además viajan en económica, admirable. Yo me bajo encorbada, con el pelo enamarañado en un moñito de vieja, un corotero, y los párpados hinchados de dormir. Me toma más o menos de 3a 4 horas ser gente después de un viaje.
Saludos!

Carito dijo...

Jejejeje, compartimos el odio por los aeropuerto! y si por mi fuera viajaría en pijama. Lo que hace que valga la pena es el destino!...
Por cierto, te faltó un capítulo, en el que entonces después de todo eso no llega tu maleta en el mismo vuelo que tú!

y tu eres el número:

Term of Use