domingo, 8 de febrero de 2009

Cosas que no huelen bien

Todas las jaulas apestan, sin lugar a dudas. Pero también los miedos, las dudas, las inseguridades perpetuas. El pensar de más, oir de más, elucubrar de más.
Aprendi a no entrar en la jula, o a salirme de ella. Pero no he aprendido a volar... o me esta costando mucho. Tanto, que quiero que la jaula se aleje de mi, para no tener ninguna tentación de meterme adentro.
Tantas veces he pedido sabiduría para tomar las decisiones correctas. Y la verdad aun no se si he obtenido lo que he pedido. Una gran amiga dice que las decisiones no son buenas ni malas, pero definitivamente el impacto de las mismas si es negativo o positivo.
Hay cosas que han cambiado... para bien, gracias a Dios. Pero hay otras que yo no sé si están cambiando, o si estoy escondida ligando que no cambien. Para algunas personas es increiblemente complicado dejar el suelo que pisan (y conocen) aun cuando tengan la aprobación del mundo entero. Y eso que al final del dia tampoco es problema del mundo lo que decidas hacer.
Me encantaría ser más osada, más valiente... dudar menos y hacer más... pero por ahora, esto es lo que hay.

5 comentarios:

Carito dijo...

Si encuentras en dónde hay esa valentía, avísame, que yo también necesito

Kecón dijo...

El tiempo enseña mucho. Hasta a volar...

el whittie dijo...

El miedo es el peor de los sentimientos... te paraliza y te deja flotando en un vacio, sin saber qué hacer porque sencillamente no te da opción...

Tal y como dices, los resultados de nuestras decisiones pueden ser positivos o negativos, pero: no es mejor arriesgarse? creo que la vida está hecho de esos pequeños momentos en los que nos atrevemos a ser nosotros mismos...

No tengas miedo, piensa bien tu vaina pero echale bolas! yo estaba harto de quejarme, de sentir que no podia hacer nada y que todo a mi alrededor era una mierda y decidi irme, si dios quiere en 2 semanas me voy palco!

Decidete y actua...

Manuela Zárate dijo...

Has aquello que te permita dormir mejor y despertarte lo más tranquila posible. Lo que te mantiene angustiada de noche, eso es lo que no debes hacer. Lo que te permite dormir tranquila, allí sabes que por más arriesgado, más duro que sea era lo correcto.
Con las grandes decisiones aplica lo mismo que con el miedo a las alturas. No mires hacia abajo. Cierra los ojos y ve dando pasos pequeños. Cuando te vienes a dar cuenta...ya estás volando!

Extranjera dijo...

Me uno a Carito, yo también necesito de esa valentía. Es difícil, lo que planteas es difícil

y tu eres el número:

Term of Use