lunes, 20 de diciembre de 2010

Somos demasiado raros


Mis dos últimos novios eran maltratadores de oficio... De formas distintas, pero el daño fue el mismo. Sin embargo, yo me apeé a ellos como si el mundo se acabara con el fin de esas relaciones.
Hoy, la novia de un amigo lo dejó. El ha sido con ella el príncipe que nunca fue con otras, y ella misma reconoce que nadie la ha tratado tan bien como mi amigo, pero ella prefiere estar sola. Mi amigo rogó hasta no tener un ápice de dignidad... Y no funcionó.
Por qué nos encanta quedarnos mal pegados donde no nos quieren?
Somos demasiado raros...

5 comentarios:

Juanjo dijo...

Yo creo que, simplemente, por orgullo. Odiamos fracasar, y entendemos como un fracaso inasumible que una relación no funcione.

Nadie nos ha enseñado a encajar una derrota.

Besos y felices fiestas.

Gustvao dijo...

Es parte del juego... a mi me parece una locura total, pero hay que aprender a jugar.

Carito dijo...

Yo me niego a aceptar esto como una realidad que no tiene forma de cambiar

SHAMI dijo...

Yo creo que por naturaleza no valoramos lo que tenemos. Tendemos a acostumbrarnos y al acostumbrarnos nos deja de impresionar. Cuando lo perdemos al igual ue cuando alguien fallece, nos damos cuenta de nuestra perdida y entonces nos hace falta. Todo eso y despues segun nuestra teoria machista "a las mujeres les gusta que las maltraten" por eso siempre nos levantamos a las que no nos gustan, a las que no les paramos bola jejeje.

Astrina dijo...

masoquismo tal vez?

y tu eres el número:

Term of Use